Artículos varios

Alberdi, los unitarios y Rosas

Alberdi y la revolución montonera

Amistad entre Roca y Severo Chumbita

Animales en la Conquista del Desierto

Antártida Argentina

Antiguos cuarteles de Buenos Aires

Apodos y sobrenombres

Apoyo de Santa Fe a Rosas

Archivo General de la Nación

Armas durante la época virreinal

Armas patriotas y sus lemas

Arroyo Maldonado

Arturo Jauretche y la masonería

Asunción del Paraguay en 1913

Avenida Rivadavia y el pueblo de Flores

Bajas en el combate de Obligado

Baile en tiempos del general Ibarra

Bandas Militares

Baños Públicos de Buenos Aires

Barbarie después de Caseros

Blandengues y los pueblos fronterizos

Bodegones, fondines y fondas

Boletín Musical

Boquerón, la tragedia de la sed

Borbones en América

Buenos Aires vista por un invasor inglés

Burdel de Buenos Aires

Cafés del Buenos Aires colonial

Calixto, último verdugo colonial

Campo de prisioneros “Las Bruscas”

Candelario: un mito de Buenos Aires

Casa de Moneda de Potosí

Casas de prostitución en Buenos Aires

Castigos en las escuelas de antaño

Ceremonias fúnebres

Chile y la penetración británica

Chirino: el matador de Moreira

Club Atlético Vélez Sarsfield

Cohetes a la Congreve

Cólera en el frente paraguayo

Colonización española en América

Corrupción unitaria

Costumbres electorales

Crímenes en la Guerra del Paraguay

Decretos y uso de la divisa punzó

Degüello: el arte de cortar gargantas

De la batalla de Ituzaingó a Caseros

Desengañador Gauchi-Político

16 gobernadores en 18 meses

Diplomacia en la Guerra del Paraguay

Divisas de Mayo

Eje bancario contra Paraguay

Ejército Argentino

Ejércitos realistas

El apuñalador de Urquiza

El armero de Rosas

El bigote federal

El bronce tardío de los federales

El Cabichuí

El Cabildo y los ajustes de cueros

El Cacique Lambaré

El caudillismo

El complejo portuario rioplatense

El destino montonero

El dominio de los ríos argentinos

El espíritu Patricio

El exilio de Cornelio Saavedra

El fogón del soldado

El Gral. Hilario Lagos tras Caseros

El Gral. Taboada agente británico

El Gran Caudillo Hipólito Yrigoyen

El gran cometa de marzo de 1843

El jordanismo

El lado desconocido de San Martín

El Manuel Belgrano educador

El martirio de Renca

El Mesón de Fierro

El meteorito de Caperr Aiken

El problema del Paraguay

El río de la discordia

El rosismo de la familia Alem

El sable de San Martín

El submarino de Taber

El tango y el ejército

El teatro porteño

El tesoro de Buenos Aires

El vasco de la carretilla

Encuentro entre Dorrego y Bolívar

¿En qué fecha nació José de San Martín?

Enseñanza secundaria en la época de Rosas

Entre Habsburgos y Borbónicos

Entre Ríos en época de Rosas

Epidemias en Buenos Aires

Escarapela nacional

Esclavos y libertos

Escudo de armas de Buenos Aires

Escudo nacional argentino

Estados Unidos y la Confederación

Estancias de la Patria en Paraguay

Estanislao López y la educación pública

Estatua de San Martín en Boulogne

Evocación de la Defensa en 1833

Extranjeros en la Revolución Saravista

Fábrica de fusiles de Tucumán

Facundo Quiroga en Santiago del Estero

Flores según Adolfo Sourdeaux

Fotógrafos argentinos

Fusilamiento en Plaza Flores

Fusil Remington Patria

Gazeta de Buenos Aires

Gestión de Rosas ante los indios

Gobierno de Juan Manuel de Rosas

Güemes en Buenos Aires

Guerra de las republiquetas

Guerreros y fundadores de pueblos

Hemerografía de la época de Rosas (1829-1852)

Heroicos defensores del Fortín Fraga

Historia de Rosas por Saldías

Historieta gauchesca argentina

Hospital General de Hombres

Indemnización a Santa Fe

Infantería argentina

Influencias en la Revolución de Mayo

Inglaterra enfrenta a Felipe Varela

Juan Manuel de Rosas en el exilio

La Aljaba, primer periódico femenino

La artillería de Francisco Solano López

La ascendencia de Mitre

La bandera nacional

La biblioteca de Rosas

La calle Florida hacia 1885

La civilización contra la barbarie

La comunidad británica (1829-1852)

La crisis de la argentinidad

La crisis del algodón

La cultura durante el bloqueo francés

La epopeya de Güemes

La leyenda del caudillaje

La Mazorca

La meticulosidad de Rosas

La milicia y la mujer

“La Moda”, un federalismo intelectual

La muerte de Juan Manuel de Rosas

La mujer del soldado

La pintura en tiempos de Rosas

La política de su majestad

La primer bandera de los Patricios

La Primera Junta y sus lineamientos

La retirada de los cuatrocientos

La Revolución de Mayo y la Iglesia

La ruleta

La sociedad virreinal

La soldadera

La zanja de Alsina

Las artes en las Reducciones Jesuíticas

Las Fiestas Mayas en Buenos Aires

Las imprentas y el periodismo

Las Legiones Italianas

Las montoneras artiguistas

Las “orillas” de Buenos Aires

Las primeras armas de Rosas

Liniers en la época de Rosas

Los banqueros invaden Paraguay

Los caballos del Restaurador

Los cabildos

Los caudillos riojanos

Los costos de la Revolución de Mayo

Los cuadros de un inválido

Los ejércitos de San Martín

Los extranjeros en el Río de la Plata

Los italianos en tiempos de Rosas

Los montoneros nacionales

Los Patricios en tiempos de Rosas

Los picapedreros de Tandil

Los restos del mariscal Francisco Solano López

Los sindicatos

Los Tigres Capiangos

Los traidores de Artigas

Los unitarios

Los viajes de Lucio Victorio Mansilla

Lucha con los indios en la colonia

Lucha entre Artigas y Ramírez

“Manco” Paz: sobornador y pícaro

Marchas militares argentinas

Martín García y los franceses

Matanza de Laguna del Chañar

Monumento colosal a Artigas

Música militar en los años 1830-1850

Niños mártires

Oración a la Bandera

Origen del Regimiento de Granaderos a Caballo

Origen de nuestro Federalismo

Origen federal de los primeros radicales

Paraguay, tras la guerra

Partido de Florentino Ameghino

Partido de Morón

Paseando por Palermo

Patoruzú, el héroe tehuelche

Patricios de Vuelta de Obligado

Patricios en la Guerra del Paraguay

Patricios: un pueblo valiente

Perros cimarrones

Política económica de Sarmiento

Por qué glorificamos a Rosas

Primera imprenta de Argentina

Primeras organizaciones obreras

Primeros porteños

Proclama de Varela y la oligarquía

Pueblo de las Ranas

Pueblos originarios y los posteriores

¿Quién era Santos Pérez?

Ramírez traiciona al Protector

Reforma religiosa de Rivadavia

Refutación al periodista emigrado

Reglamento para el juego de Carnaval

Reglamento para los mataderos

Restaurador de las Leyes

Rosas, Urquiza y la muerte de San Martín

Rosas, Varela y Peñaloza

Rosas y la Constitución

Rosas y la masonería

Rosas y la Revolución de Mayo

Rosas y las Islas Malvinas

Rosas y la vacuna antivariólica

Rosas y los indios

Rosas y los pueblos fronterizos

Rothschild contra la Santa Federación

Saladero de Rosas en Palermo

Saldías y los “Papeles de Rosas”

San Martín y los Chilavert

San Miguel del Monte

Sarmiento, los británicos y las minas

Sarmiento y sus doctrinas pedagógicas

Segregación de la Patria

Semana Santa en época de Rosas

Semblanza de Aparicio Saravia

Servicio Militar Obligatorio

Situación de la Confederación en 1850

Sociedades secretas

Sociedad hispano-guaraní

Sociedad porteña

Sociedad Rural Argentina

Solar donde nació José G. de Artigas

Soldado de frontera

Soldado de línea

Telégrafo militar

Terremoto en el Río de la Plata

Testamento de Leandro A. Alen

Testamento del traidor Urquiza

Toros en Buenos Aires

Tratado Irigoyen-Machain (1876)

Trenque Lauquen

Ultimos días de Felipe Varela

Uniforme de los Patricios

Unión Americana

Unión Americana repudia al mitrismo

Un leal servidor a la República

Urquiza el especulador

Vacuna antivariólica

25 de Mayo en tiempos del Restaurador

Velasco y los portugueses

Villegas y la conquista del desierto

Vinos y aguardientes

Vírgenes castrenses

Zarzuela “Manuelita Rosas”