Tratado de Paz entre Paraguay y Bolivia

Firma del Tratado de Paz

El tratado del 21 de julio de 1938 de Paz, Amistad y Límites con Bolivia puso fin definitivo a la cruenta Guerra del Chaco, cuyas hostilidades transcurrieron desde setiembre de 1932 hasta junio de 1935.  Las últimas operaciones militares se dieron en la zona de Ingavi, donde el 7 de junio fueron tomados prisioneros los comandantes bolivianos y más de mil combatientes.

El 11 de mayo se constituyó en Buenos Aires el grupo mediador en busca de la paz, con representantes de Argentina, Estados Unidos, Brasil, Chile, Perú y Uruguay.  El 26 de mayo, se incorporaron al grupo los cancilleres de Paraguay, Luis A. Riart, y de Bolivia, Tomás A. Elío.  También intervino el presidente brasileño Getulio Vargas.  El 9 de junio se llegó a un acuerdo completo.

El Protocolo de Paz

El 12 de junio, las arduas negociaciones llevaron a la firma del Protocolo de Paz, que puso fin a las hostilidades, por un acuerdo directo o arbitraje de las diferencias que habían llevado a los dos países a la guerra.

Al mediodía de ese día, Luis Alberto Riart, por el lado paraguayo, y Tomás M. Elío, por el boliviano, junto con los negociadores Carlos Saavedra Lamas (canciller argentino); José Carlos de Macedo Soares (canciller brasileño); José Bonifacio de Andrada (embajador brasileño); Luis Alberto Cariola (embajador chileno); F. Nieto de Río (delegado especial chileno); Alexander W. Weddell y Hugo Gobson (embajadores norteamericanos); Felipe Barreda Laos (embajador peruano) y Eugenio Martínez Thedy (embajador uruguayo), concertaron el cese de las hostilidades entre el Paraguay y Bolivia.

El Protocolo de Paz fue aprobado por Paraguay el 20 de junio de 1935, y por Bolivia, al día siguiente.  En dicha ocasión, se contempló además, la búsqueda de solución a los problemas que acarreaban al Paraguay y Bolivia su situación mediterránea.

El 14 de junio cesó definitivamente el fuego en todo el frente y una comisión militar neutral se trasladó al Chaco para demarcar las posiciones.

La Conferencia de Paz

La Conferencia de Paz se inauguró en Buenos Aires el 1 de julio de 1935, con la participación de Argentina, Estados Unidos, Brasil, Chile, Perú y Uruguay.  En la reunión, la delegación paraguaya, presidida por Gerónimo Zubizarreta, se negó a ceder el territorio chaqueño a Bolivia.

Argentina y Brasil, que tenían preponderancia en la mediación, estaban de acuerdo en impedir que el Paraguay se llevara todos los triunfos de su victoria.  La conferencia decidió no reconocer al Paraguay como vencedor y el 15 de agosto formuló una propuesta de arreglo que incluía la cesión de Bolivia de una parte del río Paraguay y cerca de la mitad del Chaco recuperado por las armas paraguayas.  La propuesta fue rechazada con indignación por parte de los paraguayos.

La Conferencia dejó de lado el tema y pasó a considerar los problemas de la repatriación de prisioneros bolivianos.  El Paraguay tenía derecho de retenerlos hasta la firma definitiva de paz, pero decidió liberarlos el 21 de enero de 1936, previo pago de una indemnización en concepto de manutención.  Luego, la conferencia entró en receso.

El Tratado

Recién el 21 de julio de 1938 se firmó el Tratado de Paz, Amistad y Límites entre Paraguay y Bolivia, en Buenos Aires.  Además de los representantes de los países garantes, firmaron el tratado, por Paraguay, Cecilio Báez, José Félix Estigarribia, Luis A. Riart y Efraím Cardozo; por Bolivia, Eduardo Díez de Medina y Enrique Finot.

Bolivia fue desplazada del territorio que pretendía, pero Paraguay tuvo que ceder 110.000 km2 del suelo conquistado en la heroica guerra.  Así terminaba la contienda que dejó a Paraguay al borde de un colapso.  El Estado quedó sin deudas, pero el cansancio era general, las reservas estaban agotadas y la economía, muy resentida. 

El texto del Tratado es el siguiente:

Las Repúblicas de Bolivia y Paraguay, con el propósito de consolidar definitivamente la paz y poner término a los diferendos que dieron origen la conflicto armado del Chaco; inspiradas en el deseo de prevenir futuros desacuerdos; teniendo presente que entre Estados que forman la comunidad americana, existen vínculos históricos fraternales que no deben desaparecer por divergencias o sucesos que deben ser considerados y solucionados con espíritu de recíproca comprensión y buena voluntad; en ejecución del compromiso de concertar la paz definitiva, que ambas Repúblicas asumieron en el Protocolo de Paz de 12 de junio de 1935 y en el Acta Protocolizada de 21 de enero de 1936; representadas:

La República de Bolivia por S. E. el Doctor Eduardo Diez de Medina, Ministro de Relaciones Exteriores y S. E. el Dr. Enrique Finot, Presidente de la Delegación de ese país ante la Conferencia de Paz; Y la República del Paraguay por S. E. el Dr. Cecilio Báez, Ministro de Relaciones Exteriores, S. E. el General de Ejército don José Félix Estigarribia, Presidente de la Delegación de ese país ante la Conferencia de Paz y los Delegados, sus Excelencias Doctores Luis A. Riart y Efraín Cardozo; Presentes en Buenos Aires y debidamente autorizados por sus Gobiernos, han convenido en suscribir, bajo los auspicios y la granita moral de os seis Gobiernos Mediadores, el siguiente Tratado Definitivo de Paz, Amistad y Límites:

Artículo 1º.- Queda restablecida la paz entre las Repúblicas de Bolivia y Paraguay.

Artículo 2º.-La línea divisoria en el Chaco entre Bolivia y Paraguay será la que determinen los Excmos. Presidentes de las Repúblicas Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos de América, Perú y Uruguay, en su Carácter de Arbitros de equidad, quienes, actuando ex aequo et bono, dictarán su fallo arbitral de acuerdo con esta y las siguientes cláusulas:

1.- El aludo arbitral fijará la línea divisoria Norte en el Chaco, en la zona comprendida entre la línea de la Conferencia de Paz, presentada el día 27 de mayo de 1938, y la línea de la contrapropuesta Paraguaya, presentada a la consideración de la Conferencia de Paz el día 24 de junio de 1938, desde el Meridiano del Fortín 27 de Noviembre, es decir aproximadamente Meridiano 61º 55´ Oeste de Greenwich hasta el límite Este de la zona, con exclusión del litoral sobre el Río Paraguay al Sur de la desembocadura del Río Otuquis o Negro;

2.- El laudo arbitral fijará Igualmente la línea divisoria Occidental en el Chaco, entre el Río Pilcomayo y la intersección del meridiano del Fortín 27 de Noviembre, es decir, aproximadamente 61º 55´ Oeste de Greenwich con la línea del laudo por el lado Norte, a que se refiere el anterior acápite.

3.- Dicha línea no irá en el Río Pilcomayo mas al Este de Pozo Hondo, ni al Oeste mas allá de cualquier punto de la línea que, arrancando de D´Orbigny, fue señalada por la Comisión Militar Neutral como intermedia de las posiciones máximas alcanzadas por los Ejércitos beligerantes al suspenderse los fuegos el 14 de junio de 1935.

Artículo 3º.- Los árbitros se pronunciaran oídas las Partes y según su leal saber y entender, teniendo en cuenta la experiencia acumulada por la Conferencia de Paz y los dictámenes de los Asesores militares de dicha entidad.

Artículo 4º.- El laudo arbitral será expedido por los Arbitros en el plazo máximo de dos meses, contados a partir de la ratificación del presente Tratado, obtenida en la oportunidad y forma estipuladas en el Artículo 11.

Artículo 5º.- Expedido el laudo y notificado a las Partes, éstas nombraran inmediatamente una Comisión Mixta, compuesta de cinco miembros nombrados, dos por cada Parte, y el quinto designado de común acuerdo por los seis Gobiernos Mediadores, a fin de aplicar sobre el terreno y amojonar la línea divisoria trazada por el laudo arbitral.

Artículo 6º.- Dentro de los treinta días de expedido el laudo, los Gobiernos de Bolivia y Paraguay procederán a acreditar sus respectivos representantes diplomáticos en Asunción y La Paz, y dentro de los noventa días, cumplirán el laudo en lo principal bajo la vigilancia de la Conferencia de Paz, a quien las Partes reconocen la facultad de resolver en definitiva las cuestiones prácticas que puedan presentarse con tal motivo.

Artículo 7º.- La República del Paraguay garantiza el mas amplio libre tránsito por su territorio, y especialmente por la zona de Puerto Casado, de las mercadería que lleguen del exterior con destino Bolivia y de los productos que salgan de Bolivia para se embarcados al exterior por dicha zona de Puerto Casado; con derecho para Bolivia de instalar sus Agencias Aduaneras y construir depósitos y almacenes en la zona de dicho puerto.

La reglamentación de este Artículo será objeto de una Convención Comercial posterior entre los Gobiernos de ambas Repúblicas.

Artículo 8º.- Ejecutado el laudo arbitral mediante la aplicación y amojonamiento de la línea divisoria, los Gobiernos de Bolivia y Paraguay negociaran directamente, de Gobierno a Gobierno, las demás Convenciones económicas y comerciales que tengan por conveniente, par desarrollar sus intereses recíprocos.

Artículo 9º.- Las Repúblicas de Bolivia y Paraguay renunciaran recíprocamente a toda acción y reclamación derivadas de las responsabilidades de la guerra.

Artículo 10º.- Las Repúblicas de Bolivia y Paraguay, renovando el compromiso de no agresión estipulado en el Protocolo de 12 de junio de 1935, se obligan solemnemente, a no hacerse la guerra, ni a emplear, directa o indirectamente, la fuerza como medio de solución de cualquier diferendo actual o futuro.

Sin en cualquiera eventualidad no llegaran a resolverlos por negociaciones diplomáticas directas, se obligan desde ahora, a recurrir a los procedimientos conciliatorios y arbitrales que ofrece el Derecho Internacional, y especialmente, las Convenciones y Pactos americanos.

Artículo 11º.- El presente Tratado será ratificado por la Convención Nacional Constituyente de Bolivia y por un plebiscito nacional en el Paraguay; en ambos casos, la ratificación deberá producirse en el término de veinte días contados a partir de la fecha de suscrición de este Tratado. El Canje de ratificaciones se efectuará en el mas breve plazo ante al Conferencia de Paz.

Artículo 12º.- La Partes declaran que en caso de que no fuese obtenida la ratificación a que se refiere el Artículo anterior, el texto y contenido de este Tratado no pueden ser invocados para fundar sobre ellos alegatos, ni pruebas en ulteriores instancias, o procedimientos de Arbitraje o Justicia Internacional.

En fe de los cual, los representantes de Bolivia y Paraguay, juntamente con los Delegados Plenipotenciarios que representan a los Países Mediadores en la Conferencia de Paz, firman y sellan el presente tratado en tres ejemplares, en Buenos Aires, a los veintiún días del mes de julio del año mil novecientos treinta y ocho.

(L. S.) E. Diez de Medina.
(L. S.) Enrique Finot.
(L. S.) Cecilio Béez.
(L. S.) José F. Estigarribia.
(L. S.) Luis S. Riart
(L. S.) Efrain Cardozo.
(L. S.) José María Cantillo.
(L. S.) José de Paula Rodríguez Alves.
(L. S.) Orlando Leite Ribeiro.
(L. S.) Manuel Bianchi.
(L. S.) Spruille Braden.
(L. S.) Felipe Barreda Laos.
(L. S.) Luis Fernán Cisneros.
(L. S.) Eugenio Martínez Thedy.
(L. S.) Isidoro Ruiz Moreno.
(L. S.) Pablo Santos Muñoz.

Fuente

Bergonzi, Osvaldo – Semanario “El Colorado”.  Asunción, Paraguay.

Chávez, Julio César – Compendio de Historia Paraguaya – Ed. Intercontinental, Asunción (2011).

Diario ABC – La Paz del Chaco

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado

El Tratado de Paz, Amistad y Límites con la República de Bolivia.  Imprenta Nacional, Asunción 1938.

www.revisionistas.com.ar

Artículos relacionados

Batalla de Boquerón    

Boquerón, la tragedia de la sed 

Argentinos en la Guerra del Chaco  

La ayuda argentina a Paraguay  

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar