Thomas Falkner

Thomas Falkner (1702-1784)

Nació en Manchester, Inglaterra, el 6 de octubre de 1702, hijo de Thomas Falkner y de Ana Walker, quienes profesaban la religión de Calvino y de Xnox.  Después de cursar los primeros estudios en el “Manchester Grammar School”, pasó a Londres donde probablemente se preparó para seguir medicina en la Universidad de San Andrés, en Edimburgo.

Fue discípulo predilecto en las ciencias físico-matemáticas de Isaac Newton y en medicina del doctor Ricardo Mead.  Se ha dado a conocer el diploma otorgado a Falkner donde se estampan expresiones muy elogiosas de su actuación.  Siendo aún estudiante, escribió un Tratado de Anatomía, ampliamente ilustrado, con diseños lineales bien trazados.  Falkner era un buen dibujante.  Lo prueba este códice, como también los retratos de los indígenas Cangapol y Huenec que fueron ejecutados por él.

A poco de recibirse  la “South Sea Company” le contrató para una de sus naves negreras, y la “Royal Society”, de Londres, le comisionó para estudiar las propiedades médicas de las aguas y yerbas americanas.  En 1730 arribó a Buenos Aires, como médico de una nao de negros procedentes de Africa, a los que acompañó hasta Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Santiago de Chile, dejando esclavos en cada uno de esos lugares.

De regreso a Buenos Aires padeció de una grave enfermedad.  Durante su malestar en el hospital, conoció al jesuita Sebastián de San Martín, y por sus conversaciones con él, no sólo abandonó el calvinismo, en que se había educado, sino que ingresó a la Compañía de Jesús, el 14 de mayo de 1732.  Entre esa fecha y la de 1740, estudió en Córdoba filosofía y teología sagrada con singular éxito.  Se ordenó de sacerdote a fines de 1739, y con especial autorización de Roma ejerció la medicina, siendo muy buscado por su prestigio.  Abrió en Córdoba una botica, que fue la primera establecida, subsistiendo hasta después de la expulsión de los jesuitas en 1767.

Como discípulo de Newton, fue también admirador de Descartes, y llegó a influir sobre uno de los hombres más talentosos que había entonces en la Universidad de Córdoba, el padre Domingo de Muriel, que reformó radicalmente la enseñanza de la filosofía y de las ciencias, sobre una base experimental.

Durante los veintiocho años que estuvo Falkner en el país, ya como misionero, ya como aficionado a la flora y fauna, y aun a la etnografía y arqueología, recorrió las provincias de Santiago del Estero, Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, y según parece, parte de la Pampa.  Nunca estuvo en las Misiones de Guaraníes ni en la Patagonia actual, y si se refiere a sus viajes patagónicos, ellos no son sino los que realizó al sur del río Salado, donde comenzaba para él, y sus coetáneos, la Patagonia.

Estando de capellán en la estancia de San Miguel de Carcarañá, como a tres o cuatro leguas de la desembocadura de este río, halló Falkner el esqueleto de un gliptodonte, al que estudió y describió.  Tan curioso hallazgo, fue el primero de esta índole que hubo en el país.

Cuando en 1744, se trató de fundar una reducción entre los Pampas, al sur de la provincia de Buenos Aires, fue Falkner escogido para buscar el paraje más adecuado, y a ese fin, viajó con un grupo de indios cristianos, desde Concepción (al norte de la actual estación Castelli, F.C.G.R.) hasta Cabo Corrientes.  Eligió como emplazamiento de la reducción lo que es ahora Laguna de los Padres, y como estancia de la misma lo que es actualmente Mar del Plata.  Al año siguiente, y en compañía del padre José Cardiel, fundó allí Falkner la reducción de Nuestra Señora del Pilar. 

Entre 1756 y 1767, enseñó matemáticas en la Universidad de Córdoba, y a él se debió en 1764, la fundación de la cátedra en ese centro cultural. 

Fuera del ámbito universitario, fue amplísima su actuación como médico y como naturalista, sobre todo a lo que a flora se refiere.  Fue un gran propagador del Culen o Té americano.

Al producirse la expulsión de los jesuitas, en 1767, partió a España con los demás, pero al llegar a Cádiz se separó de ellos, regresando a Inglaterra.  Residía en Spetchley, cerca de Worcester, cuando le visitó Thomas Pennant, y se hallaba en Plowden Hall, cuando publicó se “Description of Patagonia”.

Falleció el 30 de enero de 1784, a los 77 años de edad.  Dio a conocer esa obra en Hereford, en 1744, la que se reeditó facsimilarmente en Chicago, en 1935.  Traducido al castellano, se editó en 1835, 1854, 1910 y 1911.  Ampliamente anotado tiene el doctor José Luis Molinari otra edición, lista para publicarse.  En alemán salió en 1775, 1899, y en francés en 1787.  Obra diversa de ésta es la intitulada “Acerca de los Patagones”, impresa en Darlington, en 1788, y que, traducida por el padre Guillermo Furlong, se publicó por vez primera en 1956.  De Falkner es el “A new map of the Southern Parts of América”, que se publicó en dos hojas, en su mencionada “Description….” Y también el “Chart of Río de la Plata”, editado en Londres, en 1783.  Además de su volumen sobre “La anatomía del cuerpo humano”, se sabe que Falkner dejó inédito cuatro volúmenes en folio intitulados “Observaciones botánicas y de mineralogía de productos americanos”, y un voluminoso “Treatise on European distempers cured by american druggs” (Tratado de enfermedades europeas curadas con drogas americanas)

Fuente

Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo diccionario biográfico argentino – Buenos Aires (1971)

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado

Portal www.revisionistas.com.ar

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar