Marcos Antonio Figueroa

Antiguo Cabildo de Catamarca

Nació en La Rioja en 1778, siendo sus padres Manuel Figueroa y Bermúdez, súbdito español y Dolores Sosa y Luna, riojana; que celebraron su matrimonio en aquella ciudad.  Marcos Antonio siguió la carrera de las armas y la política.  Fue electo gobernador de la provincia de Catamarca en reemplazo del coronel Eusebio Gregorio Ruzo, el 2 de enero de 1828.  Pertenecía al partido federal catamarqueño cuyos hombres prominentes eran: el Dr. Tadeo Acuña, Pedro Segura, Manuel Navarro, el coronel Felipe Figueroa, Bonifacio Cobacho, Ezequiel Figueroa, Pedro Pascual Robin, etc.

Durante el año 1828 reinó paz en Catamarca, y en el gobierno del coronel Figueroa se produjeron los siguientes hechos administrativos: Ley suprimiendo el antiguo Cabildo, cuyas facultades reasumía el cuerpo legislativo; creación del juzgado de aguas; sanción de la ley de aduanas destinada a establecer los recursos de que podía disponer el fisco; ley creando un juez para cada uno de los ocho curatos, con la denominación de Alcalde Partidario de la Hermandad; sanción del reglamento de debates de la Legislatura, etc.

La noticia del pronunciamiento de Lavalle y la ejecución de Dorrego, encendió en Catamarca la tea de la discordia y los unitarios se enderezaron en amenazadora actitud.  El gobernador Figueroa solicitó de la Legislatura las facultades extraordinarias para asegurar la paz y tranquilidad de Catamarca, que le fueron negadas, lo que motivó la violenta disolución de aquel cuerpo por parte del Poder Ejecutivo.  El coronel Figueroa organizó entonces una fuerte división de caballería, a cuyo frente se incorporó al ejército de Juan Facundo Quiroga.

Asistió a las batallas de La Tablada y Oncativo, contra el general Paz.  Después de la captura de éste, las fuerzas federales triunfaron en todas partes.  El 27 de octubre de 1831 el general Quiroga entraba en la ciudad de Catamarca al frente de un poderoso ejército y restablecía en el mando al coronel Figueroa, que gozaba de toda su confianza; reemplazando a Miguel Díaz de la Peña, que huyó camino de Tucumán.

Por iniciativa del Poder Ejecutivo, la Legislatura sancionó el 24 de febrero de 1832, una ley facultando al Gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, para ejercer las relaciones exteriores del país “hasta la constitución de la República Argentina”.  Es la primera vez que esta última denominación se encuentra consignada en un documento oficial e Catamarca.

Habiendo terminado su período legal de gobierno, la Legislatura designó al coronel Figueroa, el que fue reelecto para el período siguiente de gobierno que comenzaba el 16 de julio de 1832.  La asamblea que le designó estaba compuesta así: Presidente, Fernando Segundo Soria; vicepresidente, Gregorio Ruzo; diputados: presbítero Pedro Alejandrino Zenteno, Pedro Castro, Manuel Navarro, Narciso Bustamante, Hilario Rivera, Juan Manuel Figueroa y como suplentes Leonor Herrera y Bonifacio Muro.

En el mismo año, la Legislatura sancionó una ley, declarando que la provincia de Catamarca se adhería a la Liga Federativa de las provincias litorales aliadas.

En la sesión del 7 de enero de 1833, aquel cuerpo, a petición de los gobiernos de San Juan y Mendoza, ordenó una contribución de guerra forzosa para los habitantes de la provincia de Catamarca hasta integrar la cantidad de 2.000 pesos, sin que se pudiera exigir más de 10 pesos por persona.  Tal tributo estaba destinado al sostenimiento del ejército del general Juan Facundo Quiroga, a quien esas provincias le encomendaron una expedición al desierto.  Como es notorio, el general Aldao mandó la División Derecha, que operó paralelamente a la Cordillera de los Andes; el general José Ruiz Huidobro tuvo a sus órdenes la División del Centro, que batió al cacique Yanquetruz en “Las Acollaradas”, el 17 de marzo de 1833; y el general Juan Manuel de Rosas comandó la División Izquierda, que llegó hasta el Río Negro, avanzando su vanguardia hasta la Confluencia del Limay con el Neuquén.

Una repentina enfermedad terminó con la existencia del coronel Marcos Antonio Figueroa, que falleció en Catamarca el 29 de abril de 1833, a la edad de 55 años.  En la primera época de su gobierno fue su secretario Francisco de la Mota, y en la segunda, Pedro Alejandrino Zenteno.

El coronel Figueroa fue también un breve período de tiempo gobernador de La Rioja en julio de 1830, impuesto por el general Quiroga.

Había formado su hogar con Magdalena de Olmedo, matrimonio del cual nació un hijo, el después brigadier general Felipe Figueroa.

Fuente

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.

Portal www.revisionistas.com.ar

Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938).

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar