Andrés Avelino Chazarreta

Andrés Avelino Chazarreta (1876-1960)

Nació en Santiago del Estero, el 29 de mayo de 1876, hijo de Andrea y Dolores Chazarreta. Huérfano de madre a los cuatro años, se crió junto a su abuela y sus hermanos. Después de educarse en escuelas provinciales, ingresó a la Escuela Normal de Varones donde se recibió de maestro en 1895, e inició su carrera docente tres años después. Ejerció en el Internado Muñoz, fue director de escuelas de San Fernando, La Merced, Círculo de Obreros y otros, así como inspector de escuelas y secretario del Consejo de Educación de la provincia. Trabajó ininterrumpidamente durante 27 años

Desde pequeño tocaba diversos instrumentos musicales “de oído” y cultivó esta habilidad en forma autodidacta, salvo las breves lecciones de solfeo que recibiera hacia 1898, de Octavio Esteban.

En 1904 Chazarreta da clases de guitarra y mandolín en sus horas libres, en la casa de la calle Mitre 127, Santiago del Estero, casa que le regala su hermano Agustín, exitoso arquitecto, y que sería epicentro de su obra artística.

Hacia 1911 formó un conjunto de músicos y bailarines folklóricos de 30 personas, con el cual recorrió el noroeste. A pesar de que en alguna ocasión le negaron la petición de poder actuar en teatros como el 25 de Mayo, de Santiago del Estero, por tratarse de “recintos exclusivos para compañías de primer orden”, el continuó actuando y creando más obras folklóricas. Hasta entonces, el orden de la música folklórica, que no era el primero, sólo podía ser mostrado como espectáculo en contextos como el del circo.

Debutó triunfalmente el 16 de marzo de 1921 en el Teatro Politeama de Buenos Aires. En esa ocasión, fue saludado desde el diario “La Nación” por Ricardo Rojas con la inolvidable nota de “El Coro de la Selva y las Montañas”. Inicialmente programado para tres días de actuaciones, terminó extendiendo su contrato durante un período de más de tres meses, dando un total de noventa y seis funciones (1). La representación es considerada histórica, porque señaló la primera difusión de carácter nacional de la música folclórica argentina.

Tras el éxito obtenido en Buenos Aires la Compañía cruzó el Río de la Plata y pasó a Montevideo, presentándose en el Teatro Solís, e iniciando una serie de triunfantes giras.

Autor de célebres recopilaciones como la “Zamba de Vargas” que dio a conocer en el Teatro Cervantes de la capital santiagueña, el 25 de agosto de 1906, incluido en el Primer álbum en homenaje del Centenario de la Independencia (1916) y el Segundo Album (1920), integrados por composiciones musicales que fueron difundidos por discos.

Escuchando y sintiendo de cerca los cantos de mi pueblo, con los que llegué a familiarizarme, y embebido de todos sus motivos y anhelando, por otra parte, que no se perdieran por descuido o indiferencia, resolví iniciar mi obra en 1906, arreglando “La zamba de Vargas”, pieza que desde mi infancia había aprendido oyéndola cantar todos los días a mi abuelita Agustina, tal cual es y conservando el sabor de sus motivos silvestres”, expresaba Chazarreta en un artículo publicado en 1921 en La Nación .

Ha publicado en total once álbumes de música nativa para piano y dos para guitarra, alcanzando el total de sus composiciones más de 295 piezas entre recopilaciones y creaciones. Se han señalado como dos joyas musicales La siete de abril y Criollita santiagueña. Durante 35 años de su dilatada labor fue artista exclusivo de RCA Víctor donde realizó numerosos trabajos discográficos.

En 1934, reorganizó su conjunto infantil y recorrió las ciudades del interior. Con el actuó en el Instituto Bernasconi de Buenos Aires subvencionado por el gobierno. Además, trabajó en 1937 en las radios Nacional, El Mundo, Belgrano, Stentor, difundiendo música folklórica.

En 1941, Chazarreta fundó el Instituto del Folklore (sede de la Casa de Mísica “Romero y Fernández”), poco después la Escuela de Danzas y la Orquestal de Buenos Aires. En esa fecha, fue autor de la Coreografía descriptiva de las danzas nativas. Dos años más tarde, presidió la delegación folklórica de su provincia al Festival de Tucumán.

En 1954, dictó una conferencia alusiva a la materia, ilustrada por su orquesta, en el Teatro Ateneo de esta Capital. Hacia 1956, debutó en el Teatro Casino, su Compañía de Arte Nativo de Santiago del Estero, con señalado éxito. En ese mismo año dirigió la Casa de Santiago del Estero y fue delegado del gobierno de su provincia en Buenos Aires.

En 1967 se resolvió el largo y enojoso pleito de la zamba López Pereyra, incluida por Chazarreta en sus álbumes (2).

Falleció en Santiago del Estero, el 24 de abril de 1960. El pueblo acompañó sus restos a la última morada, y lo consagró como el “Patriarca del Folklore Argentino”. Su primera esposa, Gabriela Grijera Lescano, falleció al intentar vanamente dar a luz a su primogénito. Se casó en segundas nupcias con Ana Palumbo quien provenía de una familia originaria de Capracotta (Molise, Italia), que fueron de los primeros migrantes asentados en Manogasta, chaco santiagueño, fabricantes de vino y queso. Tuvo cuatro hijos: el mayor, Agustín; la segunda, Ana Mercedes, gran concertista de guitarra; la tercera, Andrea Ramona, profesora de piano, y Josefina Rosario, la más chica, fue profesora de danza nativa.

En realidad, Chazarreta fue el primero que difundió masivamente la música folklórica del norte argentino en el ámbito nacional, lo que representó una verdadera hazaña. Una calle de Tucumán lleva su nombre.

Decía Andrés Chazarreta: “En mis representaciones se verá la hermosa tradición de nuestra provincia y a la par de la música los bailarines interpretarán los distintos bailes criollos de antaño, que el tiempo va esfumando por una apatía incomprensible”.

La fecha del natalicio de Andrés Chazarreta, fue instituida como Día Nacional del Folklorista, por Ley 26665 del Congreso Nacional, de 2011.

Referencias

(1)Muchos de los músicos y bailarines eran paisanos de verdad y cuando empezaron a pasar los días ya algunos querían volver porque extrañaban el campo. Dos de ellos, Segundo Suárez y Ernestina Ávila, se escaparon del hotel y estuvieron dos días perdidos en Capital Federal.
(2)“La López Pereyra” fue legalmente registrada por Andrés Chazarreta, lo que derivó en un juicio por paternidad autoral impulsado por varios artistas salteños y descendientes del legítimo autor, luego de la muerte de don Cresseri. La actividad del Doctor López Pereyra y su participación en la historia de Artidorio Cresseri fueron comprobadas y sirvieron como argumento para que, en 1978 la justicia le reconozca el cincuenta por ciento de los derechos de autor. Cuenta la historia que don Cresseri fue sometido a un juicio por el asesinato de su mujer, pero el abogado Carlos López Pereyra consiguió su absolución con el argumento de que el imputado se encontraba en estado de “emoción violenta”. En agradecimiento, el músico le dedicó esta zamba que luego fue apropiada por muchos músicos e intérpretes, y que hoy sigue viva en la memoria del pueblo.

Fuente
Cavalletti, Mariana – “El recuerdo de Andrés Chazarreta…”, Folcloreclub, (2020)
Cutolo, Vicente Osvaldo – Novísimo Diccionario Biográfico Argentino, Buenos Aires (2004).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Enlaces externos

La Telesita – chacarera – Andres Chazarreta y su Orquesta Nativa (1929)

La siete de abril – Andres Chazarreta (instrumental)

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar