Gregorio Ignacio Perdriel

Gregorio Ignacio Perdriel (1785-1832)

 

Nació en la ciudad de Córdoba el 5 de Mayo de 1785. Siendo sus padres D. Julián Perdriel y doña María Josefa Garay de Islas, pertenecientes ambos a antiguas familias del Virreynato.  Se inició en la carrera militar durante las invasiones inglesas.  En Abril de 1807 figuraba como subteniente de la 8ª compañía del Batallón de Patricios Voluntarios.  Después de la segunda invasión, el 31 de Julio del mismo año fue graduado capitán del mismo cuerpo, recibiendo la efectividad de este empleo el 29 de Agosto siguiente

 

El 23 de Marzo de 1809 era capitán graduado de teniente coronel en el mismo cuerpo de Patricios.  Por decreto del 13 de Enero de 1809, Perdriel fue confirmado por la Real Junta de Sevilla en su jerarquía de subteniente de Patricios.

 

Producida la revolución del 25 de Mayo de 1810, Perdriel fue uno de los patriotas más entusiastas por el nuevo orden de cosas y en su clase de capitán, acompañó al general Belgrano en su desastrosa campaña al Paraguay, en cuyas acciones de guerra se encontró.  En la batalla de Paraguary, el capitán Perdriel mandó la segunda columna de ataque.

 

El 16 de Enero de 1811 era promovido a sargento mayor del Regimiento Nº 1 y el 21 de Agosto del mismo año a teniente coronel del ejército. El 19 de Diciembre del mismo revista en el Regimiento Nº 1 con ese empleo.

 

Cuando el general Belgrano se hizo cargo del Ejército del Norte, Perdriel marchó a incorporarse al mismo después de la Batalla de Tucumán, con el Regimiento de Infantería Nº 1, lo que efectuó a fines de 1812, teniendo en aquel momento este cuerpo un efectivo de 523 plazas.  Con él asistió a la batalla de Salta, el 20 de Febrero de 1813, donde mandó la 6ª columna de ataque, y en la que resultó contuso; mereciendo ser recomendado en el parte por su bizarra comportación.

 

En el desastre de Vilcapugio, el 1 de Octubre de aquel año, mandaba la reserva de Belgrano y en la batalla de Ayohuma el 14 de noviembre, mandando su cuerpo, el Regimiento Nº 1, se encontró en el centro de la línea de combate, ostentando ya el grado de coronel que le había sido conferido el 25 de Mayo de 1813.

 

El 8 de Febrero de 1815 fue reconocido como coronel efectivo y el mismo día el gobierno nacional lo designaba gobernador intendente de Cuyo, en reemplazo del general San Martín.  Pero el Cabildo de Mendoza con fecha 21 de Febrero, se dirigió al Gobierno Supremo de las Provincias Unidas, solicitando que el general San Martín continuase desempeñando el puesto “porque así ha creído que convenía a la seguridad del Estado y a la tranquilidad de este País que se halla inmediatamente amenazado por el Conquistador de Chile”.  El 16 de Marzo el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata comunicaba al general San Martín su continuación en el mando de la provincia de Cuyo “entretanto existan los riesgos que la amenazan”.  El 5 de Mayo, Perdriel estaba de regreso en Buenos Aires, y el 29 del mismo mes fue designado vocal de la Comisión Militar.

 

Desalojado Alvear de la Dirección Suprema del Estado, por el motín de Fontezuelas, en Abril de 1815, poco después Perdriel se separó del servicio militar con fecha 14 de Febrero de 1816, “con goce de fuero y uso de uniforme”, en mérito a los servicios prestados a la causa de la libertad

 

Gobernador de la Fortaleza de Buenos Aires, el 25 de Noviembre de 1818, el 17 de Febrero del año siguiente fue designado comandante general interino de Fronteras.  En 1820 fue uno de los jefes que acompañaron al general Alvear en su intentona fracasada para apoderarse del poder en Buenos Aires, actitud suya que lo desconcertó ante el ambiente sano del país y que le resultó trágica personalmente, pues cayó prisionero de Dorrego en San Nicolás el 2 de Agosto.

 

El triunfo definitivo de los opositores a las tendencias de aquel General, impusieron al coronel Perdriel la aplicación de la Ley de Reforma el 28 de Febrero de 1822.  Revistó en el E. M. de Plaza desde el 14 al 16 de Abril de 1824, en “que pasó a la Marina”; pero el 25 de Setiembre del mismo revistaba agregado al E. M. Activo, habiendo cesado poco antes de ser Comandante de Marina.

 

El 29 de Diciembre de 1827 fue designado Jefe de Policía de Buenos Aires, cargo que ejerció hasta el motín de Lavalle, el 1º de Diciembre de 1828, renunciando y diciendo a Lavalle que “la sangre de su amigo Dorrego humeaba en su corazón”.  A la caída del general Lavalle, el coronel Perdriel fue designado nuevamente Jefe de Policía por decreto del gobernador Viamonte, de fecha 3 de Setiembre de 1829, cargo que desempeñó hasta su muerte, acaecida el 3 de Marzo de 1832, víctima del cólera.  El mismo día el gobernador Juan Manuel de Rosas dictaba un decreto disponiendo la erección de un monumento en el Cementerio de la Recoleta, para guardar sus restos, el cual sería costeado por el Gobierno.  La “Gaceta Mercantil” del 7 de Marzo publicaba un sentido artículo necrológico, destacando los grandes servicios prestados a la Patria por este benemérito soldado.

 

El 15 de diciembre de 1831 el gobernador Juan Manuel de Rosas envió a la Sala de Representantes un mensaje para el ascenso a coroneles mayores, a los coroneles Agustín de Pinedo, Gervasio Espinosa, Félix de Olazábal, Angel Pacheco, Gregorio Perdriel y Celestino Vidal.  La Sala recién sancionó el ascenso propuesto el 11 de Setiembre de 1832, sin excluir en su resolución al ya finado coronel Perdriel, el cuál fue así promovido a general “post mortem”.

 

El coronel Perdriel fue diputado de la Legislatura de Buenos Aires, elegido en los comicios del 22 de Julio de 1827. Asimismo fue Jefe del Regimiento Patricios entre 1812 y 1813.

 

Fuente

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado

Portal www.revisionistas.com.ar

Yaben, Jacinto R. – Biografías Argentinas y Sudamericanas, Tomo IV, Buenos Aires (1938).

 

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar