Baile a bordo, con la Banda de Patricios

Nave de guerra Bellona

El marino dinamarqués Christian Wulff arribó al Río de la Plata, comandando la nave de guerra “Bellona”, enarbolando la bandera de su país. Luego de haber permanecido en Montevideo algunos días, siguió viaje a Buenos Aires, donde llegó el 19 de diciembre de 1840, fondeando en la rada exterior, pues su calado no le permitía mayor aproximación a la costa. El comodoro Wulff estaba investido de la misión de fomentar las relaciones diplomáticas entre ambos países, en el gobierno de Juan Manuel de Rosas.

Veintiún cañonazos saludaron a la plaza porteña, los que fueron contestados por las salvas del viejo Fuerte.

Después de haber visitado a su compatriota el cónsul J. J. Klick presentó sus saludos al ministro de Relaciones Exteriores Dr. Felipe Arana, y luego al gobernador en su residencia de Palermo. Allí recibió con sus acompañantes una grata acogida alternando con el círculo de Manuelita Rosas y sus amigos.

Quedaron impresionados por su aspecto atrayente, sin ser regularmente hermosa, sus modales y el aire femenino que la envolvía. “Mujer graciosa y guapa”, la llamaron.

En retribución, el día 29, Manuelita fue invitada a visitar la fragata danesa, a la que subió a bordo con otra persona que entregó una gran carga de carne, pollos, pavos, etc.

Se había programado una fiesta a bordo para el día siguiente, miércoles 30, la que estuvo a punto de suspenderse a causa de una persistente tormenta que duró toda la noche, sin embargo hacia el mediodía el tiempo mejoró y Manuelita junto con su comitiva de treinta damas e igual número de caballeros se embarcaron en lanchas danesas y francesas rumbo al vapor de guerra “Tonnerre” a cuyo bordo pasaron los invitados, y donde se bailó a los compases de la banda del Regimiento de Patricios.

Entre los visitantes, además de la hija del Restaurador, se hallaban el ministro Felipe Arana y su esposa, y los generales Tomás Guido y Pedro José Díaz.

La nave francesa llevó horas después a los excursionistas hasta la vecindad de la “Bellona” donde éstos fueron transbordados por el comodoro Wulff. La recepción en ella fue cordial y amena, quedando admirados de su armamento, equipo y el excelente orden que ofrecía. Luego comenzó la danza y continuó hasta anunciarse la comida. Terminada ésta, el baile recomenzó, a los sones de la banda de Patricios. Los visitantes fueron trasladados a bordo del “Tonnerre”, y luego llevados hasta la costa. Tuvieron ocasión de visitar dos barcos magníficos, siendo uno de éstos la primera fragata danesa llegada al puerto de Buenos Aires. La “Bellona” saludó con quince cañonazos al despedirse la compañía de ella.

La visita del comodoro Wulff tuvo por objeto fundamental el reconocimiento de la independencia argentina por el rey de Dinamarca. En consecuencia, aquél presentó la documentación pertinente al ministro Arana, quien la elevó a Rosas para la resolución definitiva. Quince días pasaron antes de que éste se expidiera favorablemente. Firmado el convenio, el gobierno aceptó oficialmente la designación de Klick como primer cónsul de Dinamarca en la Argentina.

El 25 de enero de 1841, la fragata “Bellona” salió de Buenos Aires rumbo a Montevideo y Cabo de Hornos, arribando a Valparaíso. Idéntica misión llevaba acerca del gobierno uruguayo, Perú, Bolivia y Ecuador.

Fuente
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar